Sala 9: Aeropuerto Internacional
27 de abril de 2010
 

Encontrarse de pronto a media madrugada despierto y con más preguntas que lo normal, ha sido una señal de que algo no esta bien…

Últimamente he estado ocupándome tanto en otras cosas que me olvide por completo de mi, y de pronto se me olvido ver el cielo, tomar la guitarra, hacer ese extraño ritual de ir por el peor café que conozco y robarle con tonterías, sonrisas a esa mujer de atrás del mostrador con los ojos tristes.

“Ojala la vida fuera más sencilla” escucho decir, en mi caso me la complique por gusto, no se si por evadirme o porque realmente se me fue de las manos el vivir, el caso es que ya esta bien de guardar silencio, ya esta bien de este castigo a mis letras, de esta pereza en el corazón que empezaba a doler.

Pido disculpas por lo que dije y por lo que deje de decir, pongo mi vida a cuenta que regreso al camino. Y no se trata de tomar valor de escribir esto en la sala de abordar de un aeropuerto, donde aquí la vida toma sentidos tan distintos… o tal vez sí, escribir esto en la sala 9 me deja una sonrisa cómplice, con el hombre que se ocupa de su teléfono más que de la mano de su esposa, de la joven que teclea ilusionada unas líneas en su ordenador, del joven ejecutivo que harto a pesar de su edad, arrastra con hastío una maleta que le pesa más que todos los ceros en su cuenta en el banco, del hombre mayor tratando de sacarle platica a la rubia que de ningún modo es inexperta… Regresar negandome a irme, regresar… lo importante siempre es regresar.

  Julio
 
 
 
Comentarios:
 
 
Deja tu comentario:

(requerido)

(requerido)


Síguenos en Twitter
Archivo de contenidos RSS
Únete al grupo en Facebook
 
Últimos contenidos publicados:
 
 
Complices:
 

Últimos twitts: