No me queda nada
10 de marzo de 2009
 

Las manos apretando, un poco mas y las uñas empezarían a desgarrar, no entendía muy bien lo que pasaba, no había gritos ni reproches, no parecía una despedida, solo había miradas ausentes y demasiado dolor en las palabras.

Ni siquiera el lugar era el adecuado para lo que estaba pasando, donde estaba el cielo nublado o el frio que como cuchillas lastimaría las mejillas, no entendía, solo veía en ese taxi a dos extraños tratando de encontrar justificaciones imposibles.

Ella: Si alguna vez me quisiste déjame ir…

Él: Guarda tus palabras, no necesitas mentir

  Julio
 
 
 
Comentarios:
 
 
Deja tu comentario:

(requerido)

(requerido)


Síguenos en Twitter
Archivo de contenidos RSS
Únete al grupo en Facebook
 
Últimos contenidos publicados:
 
 
Complices:
 

Últimos twitts: