Orden para uno
04 de julio de 2009
 

Ensimismado en aquella vieja libreta, Él trataba de poner orden a ese poema que le venía dando vueltas a la cabeza y le había robado el sueño, mientras Ella apresurada quitaba y ponía platos de las mesas cercanas. Al fin llego el momento de cruzar palabras y de que las miradas por fin se justificaran y no importaba ni momento ni espacio, no importaba cuanto tiempo se paso observándola de lejos, de buscar en Ella las palabras que no había encontrado, todo fue tan rápido tan de pronto, una sonrisa de ángel, eso fue lo primero que le vino a la mente cuando la vio:

Ella: ¿Te puedo ayudar en algo?

Él: Con esa sonrisa ya lo has hecho

  Julio
 
 
 
Comentarios:
 
 
Deja tu comentario:

(requerido)

(requerido)


Síguenos en Twitter
Archivo de contenidos RSS
Únete al grupo en Facebook
 
Últimos contenidos publicados:
 
 
Complices:
 

Últimos twitts: