Prisioneros eternos
12 de julio de 2009
 

Sobre la mesa de noche había algo que no estaba en su lugar, una nota escrita a mano, que Ella había descubierto en cuanto despertó, El hacia unos momentos había dado un beso en la frente para ir al trabajo.

Con somnolencia matutina, Ella tomo el extraño papel y empezaba a leer:

El: Es que entre el amor y el olvido he puesto mi corazón,
ahora se que te necesito,
y es grandioso que estés conmigo…
mañana no se que pasará…
pero hoy, quiero amanecer contigo.

  Julio
 
 
 
Comentarios:
 
 
Deja tu comentario:

(requerido)

(requerido)


Síguenos en Twitter
Archivo de contenidos RSS
Únete al grupo en Facebook
 
Últimos contenidos publicados:
 
 
Complices:
 

Últimos twitts: