Amarrada a tu cintura
20 de julio de 2009
 

Con un abrazo que parecía eterno, Ella se aferraba a la cintura de El, mientras el aire helado les besaba las mejillas, cada vez que daban una vuelta cerrada o una maniobra veloz, a Ella se le llenaba el corazón de impaciencia, no por la velocidad, no por el peligro de viajar en motocicleta, el mayor temor era que en ese ansioso abrazo no pudiera soltarlo.

Ella: No vayas tan rápido que me asusto

Él: Descuida estamos seguros, no nos pasara nada

Ella: El que nos pase algo no es lo que me preocupa, lo que me inquieta es acostumbrarme a tu espalda…

  Julio
 
 
 
Comentarios:
 
 
Deja tu comentario:

(requerido)

(requerido)


Síguenos en Twitter
Archivo de contenidos RSS
Únete al grupo en Facebook
 
Últimos contenidos publicados:
 
 
Complices:
 

Últimos twitts: