La historia coincidió
18 de marzo de 2009
 

Era la segunda vez que te veía,
en la entrada de aquel café,
tenias los mismos aretes,
traías el mismo labial,
y mantenías la misma mirada.

Tomaste asiento a dos mesas de mí,
una mirada rápida me robo un suspiro,
y viéndote detenidamente,
me di cuenta de lo exacta que eres,
de tu perfección casi brutal,
los ojos profundos, las ceja aferradas,
los labios tiranos.

El rumor de tu cabello invita al deseo,
esparces tu aroma al viento,
hay dolor oculto en tu mirada,
un rencor secreto en toda tu fachada,
eres perfección pura,
y en pocos segundos conseguiste
que amara tu espalda,
y cada milimietro de tu falda.

La historia coincido y nos puso ahí,
yo con ella y tu con él,
yo admirándote tu dejándote querer,
cuanto hubiera dado por atraparte en un abrazo,
tomarte y no dejarte,
pero tal vez sea en otra ocasión,
cuando la historia coincida otra vez.

  Julio
 
 
 
Comentarios:
 



 
Deja tu comentario:

(requerido)

(requerido)


Síguenos en Twitter
Archivo de contenidos RSS
Únete al grupo en Facebook
 
Últimos contenidos publicados:
 
 
Complices:
 

Últimos twitts: